El Top 3 del Stand Up Comedy, según comediantes costarricenses

El Stand Up Comedy tiene  muchos representantes a nivel mundial, seleccionar quienes son los mejores es una tarea sumamente difícil pues para esto intervienen muchas variables como el estilo, el carisma, la naturaleza del chiste, entre otros.

Sin embargo nos fuimos a preguntarle a tres exponentes del Stand Up Comedy costarricense cuáles son sus favoritos de todos los tiempos. Después de meditarlo, tomarse una birra y prender uno que otro incienso para tener esa discusión, esto fue lo que nos comentaron:

 

El Top 3 de Pablo Pérez

3- Louis CK

El asunto con Louis CK es que trata temas muy delicados de forma tal que se vuelvan caricaturescos.

La comedia es denuncia, pero el empaque del humor debe ser lo suficientemente atractivo para que el grueso de la población sea capaz de confrontarlo sin sentirse automáticamente conmocionado, y de ésta manera poder escuchar lo que el comediante tiene que decir al respecto.

Lo magistral de Louis CK es justamente el lograr empatía del público con su retórica, y finalmente lograr risas, que provienen de la comprensión de un fenómeno socialmente delicado desde una perspectiva ligera, no sin restarle su importancia y necesidad de atención.

2- Joe Rogan

Me encanta Joe Rogan porque intenta ser un divulgador del conocimiento científico de una manera muy honesta y sin poses. Es un estilo confrontativo, que a veces resulta algo arrogante, pero es directo y personalmente creo que transmite el mensaje. Este segundo lugar se lo estaba disputando con el legendario Bill Hicks, sin embargo creo que si Hicks estuviera vivo sería un homofóbico cristiano de ultraderecha.

1- George Carlin

Lo de Carlin es poesía, hecha comedia.
Carlin trata temas como la muerte, política y pedos con la misma relevancia.
Tenía un ritmo de discurso elegante y entretenido.
Sus reflexiones no pierden su profundidad aunque muchas de ellas rayen el cinismo.
Logró trasponer un discurso filosófico con el entretenimiento pop, y por eso para mí, pasará a ser el mejor comediante de todos los tiempos.

 

El Top 3 de Raul Cabrera:

3 -Mitch Hedberg

Con su material surreal, Hedberg redefinió el estilo de “one-liners” (chistes cortos de una línea), siguiendo los pasos de comediantes como Steven Wright.

Mitch Hedberg se estableció como una de las voces más particulares de finales de los años noventa, gracias a su estilo, el cual le permitía cubrir una gran variedad de temas, además de diferenciarlo del resto de los comediantes, debido a su delivery abrupto y su extraña presencia en el escenario. Lamentablemente, el genio de Hedberg se vio truncado en el 2005, cuando una sobredosis acabo con su vida a la edad de 37 años.

Muy recomendado su especial de Comedy Central Presents (1999) y su disco Mitch All Together (2003), además de sus apariciones en The Late Show entre 1998 y el 2003.

2- Steve Martin

Un comediante trabajador, respetuoso del oficio e increíblemente creativo, Steve Martin encarna las cualidades que le dan a un comediante el status de superestrella.

Durante toda su carrera, la cual se extendió 18 años, Martin destacó por innovar con su material en todo momento; con chistes que iban desde la tradicional estructura de Stand Up hasta llevarse a una audiencia entera fuera del lugar en el que estaban viendo el show. Tras sus años como comediante, Martin se dedico al cine; sin embargo es considerado el primer “rockstar comedian” (o comediante rockstar) de la industria. Recomendados su especial de 1978 A Wild and Crazy Guy y su autobiografía de 2007 Born Standing Up.

1- Jerry Seinfeld

Además de crear la que es, en mi opinión, la mejor sitcom jamás hecha, Jerry Seinfeld tiene algo de lo que muy pocos comediantes pueden hacer alarde; disciplina y constancia. Seinfeld hace comedia desde finales de los años setenta, y estuvo presente durante el boom del Stand Up profesional en los años ochenta, siempre esperando una oportunidad y manteniéndose alerta ante lo que se pudiera presentar.
De Seinfeld se puede destacar su estilo puramente observacional, además de au delivery limpio y apto para casi todo público. Se podría decir que Seinfeld puso de moda  (junto a David Brenner, entre otros) la famosa premisa de “What is the deal with?”
Además de volver a recomendar Seinfeld (1989-1998), de Jerry destaca el especial de HBO I’m Telling You For The Last Time (1998) y su serie web Comedians In Cars Getting Coffee (2011 en adelante)

 

El Top 3 de Pablo Montoya

3- Dave Chapelle:

Chapelle es brillante, consistente y sorpresivo. Aborda la tensión racial en Estados Unidos directo y sin dudas. Logra darle a los detalles de la cotidianidad un carácter de enormidad que resulta alucinante.

Es por todo eso que me avergüenza admitir que lo que más disfruto de su material es su rango de voz: Cada chiste de Chapelle es, en términos auditivos, una película.

Los textos son hilarantes, pero con sus tonos de voz le da a cada uno texturas tan variadas y características que, al comentar con otra persona el material de Chapelle, se siente como una grosera reducción omitir esos tonos, como si fueran en sí mismos inseparables de las ideas.

Para mí, no importa que tan horrible fuera la noticia, no parecería tan grave si fuera Chapelle quien la leyera.

2- Louis C.K:

Pero el del 2008. No el de hoy.

El Louis C.K. anterior al éxito, cuando escribía desde la derrota y la desesperación.

El que dijo todas sus verdades porque sentía que no tenía nada que perder.  Ese sujeto tenía una total claridad de lo que le exasperaba y la brutal sinceridad de un niño. Es lo que lo hacía peligroso y divertidísimo, porque sus observaciones más sinceras nunca fueron moralmente correctas.

Embistió a lo políticamente correcto resaltando lo que no es correcto sentir y al hacerlo, reveló en todos lo que muy pocos se atreven a admitir. Era valiente e ingenioso.  Muy riguroso para describir pequeños diálogos internos que le daban muchísima profundidad a sus relatos.

Ahora que triunfó, se conforma con observaciones chambonas para ser ofensivo y las presenta como si fuera audaz. Del comediante que fue, se reconocen algunos momentos en sus especiales más recientes.

Y el número uno es Bill Cosby: Nada que ver

1- Bill Hicks:

El primer comediante de stand up comedy que me hizo reír. Recuerdo que no me daba tanto la impresión de ser comediante, sino más bien un “filósofo gracioso”.

Empecé a verlo porque me hacía reír, pero continué haciéndolo porque me hacía pensar. Cuando terminaba la risa, casi siempre seguía un pequeño silencio y la sensación de haber descubierto una verdad que no podría ignorar nunca más. Delataba con agudeza  las hipocresías de la industria y la religión desde un contagioso tono de ira: Lo irritaba el éxito de la mediocridad y la estupidez de los autoritarismos.

Murió joven, a principios de los 90. El tiempo le ha hecho justicia porque sus observaciones son vigentes y con el paso del tiempo, más graciosas.

Eso cuesta mucho.

 

Gracias a nuestros colaboradores:

Pablo Pérez

Búscalo en Facebook

Raul Cabrera

Búscalo en Facebook

Pablo Montoya

Búscalo en Facebook

Recuerda visitar nuestro Menú Principal

Zuzurro Autor