¿Qué es una parafilia?

Realmente, tal vez nunca te has preguntado qué es una parafilia. Es más, ni siquiera habías escuchado la palabra. Sin embargo, es muy probable que conozcás muchas, o incluso tengás una por ahí escondida.

Parafilia conocida como bondage

Las parafilias son patrones de comportamiento sexual, en el que la fuente predominante del placer se encuentra en objetos, situaciones, o individuos atípicos. Cuando existe una parafilia, esas fantasías o estímulos específicos son necesarios para que el parafílico logre excitarse y llegar al orgasmo. Las parafilias en general solo reciben tratamiento cuando afectan a terceras personas, como lo son el caso del exhibicionismo y la pedofilia.

Lo que se considera un comportamiento parafílico tiene que ver mucho con el contexto; es decir, con convenciones sociales en un momento y un lugar. Por ejemplo, el sexo oral y la masturbación fueron consideradas parafilias por mucho tiempo.

Precisamente por el elemento de contexto para definir algo como una parafilia o no, causa controversia en el mundo psiquiátrico a la hora de clasificar y determinar el número y características de las parafilias.

Para algunos sexólogos, todos los seres humanos tenemos parafilias o fetiches normales y sanos. Por ejemplo: preferir a las mujeres rubias, o a los hombres altos. Sin embargo, el fetiche se vuelve patológico a la hora de sobrevalorar uno de esos objetos individuales, como por ejemplo los zapatos.

 

Ejemplos de parafilias

 

Agalmatofilia: Excitación y deseo de contemplar una estatua desnuda. Como la venus de Milo.

Asfixiofilia: parafilia muy común. Deseo sexual por ser estrangulado y llegar a la asfixia.

Coprofilia: Deseo de comer excremento de la pareja.

Estigmatofilia: El deseo se despierta por los tatuajes, cicatrices o perforaciones en el cuerpo de la pareja.

Exhibicionismo: Exposición deliberada y compulsiva de los genitales en público.

Quentin Tarantino es fetichista de pies. Aquí en una escena con el pie de Salma Hayek.

Fetichismo: obtención de placer por objetos inanimados como zapatos, ropa íntima, o partes del cuerpo como el pelo. El fetichismo es una exageración de la evaluación acentuada normal de ciertas prendas asociadas con el objeto amado. La atención excesiva a ciertas partes del cuerpo femenino (mamas, nalgas piernas) se le conoce como parcialismo.

Froteurismo: Placer obtenido de frotar los genitales a un desconocido en una multitud.

Masoquismo: excitación obtenida al ser objeto de maltrato físico.

Misofilia: Masticar, oler o realizar otra acción con ropa sucia o productos relativos a la higiene menstrual es el origen de la excitación.

Narratofilia: Uso de palabras o narración de historias pornográficas, obscenas o sucias en presencia de la pareja.

Simforofilia: Provocar un accidente y presenciarlo es causa de excitación sexual.

Somnofilia: consiste en despertar a un desconocido con caricias eróticas, sexo oral, pero sin violencia.

Como podemos ver, existen parafilias y fetiches que son absolutamente inofensivos y se pueden practicar solos o en pareja, mientras hay otros que al afectar a terceros, requieren un tratamiento. ¿Y vos? ¿Tenés alguna parafilia?

Te compartimos este divertido video de Corazones en aprietos, donde se comenta el tema de las parafilias.

Allan Matarrita Autor

CEO & Fundador de Quantik. Emprendedor, gerente de innovación, escritor y productor de comedia y entretenimiento para web y televisión.