Qué es una estrategia de océano azul –y por qué no podemos esperar que ningún gobierno venidero abrace la innovación-

Una estrategia de océano azul es una herramienta de innovación planteada por los profesores W. Chan Kim y Renée Mauborgne, y propone que para que las empresas logren ser exitosas deben dejar de competir entre si en el denominado océano rojo.

 El océano rojo representa los mercados existentes, que son básicamente una carnicería, llena de depredadores, en busca de sostener la posición actual, todas las empresas peleando por los mismos –y por tanto escasos- clientes.

En contraposición, un océano azul es un mercado totalmente nuevo, y, por tanto, la competencia deja de ser relevante, pues no existe. Se crea y captura una nueva demanda. El océano azul es innovación y búsqueda de nuevas oportunidades.

Uno de los casos más utilizados para ejemplificar esta estrategia es el Circo del Sol, que creó un nuevo nicho en medio de circos tradicionales.

Su uso en política no es algo nuevo. El equipo de campaña de Justin Trudeau, actual primer ministro de Canadá, utilizó una estrategia de océano azul para diferenciarse a nivel discursivo de sus contrincantes, donde el elemento más destacado es que presentó una campaña positiva y enfocada en los no votantes e indecisos (un océano de nuevas oportunidades), en el que rompió la estrategia política convencional.

Océano rojo a la tica

 Cuando analizamos las campañas políticas de los candidatos costarricenses, queda claro de que son el ejemplo perfecto de lo que es una lucha en el océano rojo. Resulta un poco risible que, en un país con tanto talento creativo y potencial innovador, estas campañas sean incapaces de aplicar conceptos tan básicos en planificación estratégica y gestión de la innovación, como lo es el océano azul.

Vamos a los ejemplos más claros: Antonio Álvarez Desanti, Rodolfo Piza y Rodolfo Hernández. Los tres se encuentran pescando en el mismo lugar, en una lucha feroz por ver quién representa más a la familia y los valores costarricenses. Es inaudito pensar que los candidatos y sus equipos de campaña no se hayan dado cuenta de que están en una lucha que solo los debilita y dividirá a esos posibles votantes.

Aunque hace uso de formatos diferenciados en video, como conversaciones dentro de vehículos y taxis, Carlos Alvarado presenta más del mismo discurso con otro traje. Es tibio en sus posiciones, temeroso de perder, o peor, echarse encima a esa misma masa que el PLN, el PUSC y el Republicano está tratando de pescar. Al final, pesca en el mismo estanque.

Similar caso presenta Edgardo, con formatos diferenciados, pero con el mismo discurso que siempre ha apelado a sus bases de izquierda. Llamar serpientes a sus principales contrincantes no es más que el uso de sinónimos para un discurso quemado, que solo agradará a sus actuales seguidores, que son pocos para garantizarle por lo menos una segunda ronda.

Tal vez quien se ha diferenciado y ganado más, para desgracia del país, es Juan Diego Castro, quien, en el momento justo, se fue a la masa descontenta con un discurso duro y sin tapujos, y que vemos reflejado en las encuestas las posibilidades reales que tiene el candidato del PIN en hacerle PUM al país.

Otro ejemplo de cómo todas las campañas del país batallan en un océano rojo es que ahora los discursos de los candidatos están sufriendo una Juandimorfosis. Es decir, cada vez vemos más retos entre candidatos, más luchas por comparar virilidad y fortaleza. Es decir, todos quieren pescar en la masa enojada.

Y mientras tanto, hay más de un 30% de indecisos, y más gente aún que no va a votar, esperando un discurso y estrategias diferenciadas. Ellos no quieren más de lo mismo.

Si por la víspera se saca el día, cualquiera de los políticos que llegue al poder va a sentarse en Zapote a tomar las mismas decisiones, con las mismas herramientas, y logrando los mismos terribles resultados.

Señores, Costa Rica lo que necesita es innovación. Demuestren que pueden hacerlo, comenzando por sus campañas.

Allan Matarrita Autor

CEO & Fundador de Quantik. Emprendedor, gerente de innovación, escritor y productor de comedia y entretenimiento para web y televisión.