La triste historia detrás de Tears in Heaven de Eric Clapton

Eric Clapton es uno de los guitarristas más solemnes que nos ha regalado la música, influenciado por el blues, el Rock and Roll y hasta la psicodelia, nos regaló canciones como Cocaine, Layla, Cossroads entre otras. Pero sin duda la canción más reconocida por el público en general es Tears in Heaven, una canción que nace ante una tragedia personal de Clapton: la pérdida de su hijo de 4 años en un accidente horrible.

La historia es así:

Clapton tuvo una aventura con la modelo italiana Lory del Santo, relación de la cual nace su hijo Conor. Clapton no recibe bien la noticia de que va a ser papá y le manifiesta a del Santo que no se siente listo para esa experiencia, sin embargo sigue en la relación.

En esa época Clapton estaba en un verdadero infierno personal pues lidiaba con el alcoholismo, sus constantes cambios de humor y la depresión, aspecto que le hacían sentir poco seguro para criar a un niño.

Conor tuvo muy poco contacto con sus padre, pues por las constantes giras del músico era muy poco tiempo el que pasaron como familia. Al cumplir Conor los 3 años, Eric y Lory se separan, complicando mucho más el contacto entre Clapton y su hijo.

Tiempo después el músico trata de recuperarse del alcoholismo y tras varios meses de sobriedad decide que quiere tener más contacto con su hijo.

Según reporta el sitio Oasis, en marzo de 1991, cuando Conor ya tenía 4 años, fue junto a su madre a Nueva York a visitar a su papá. Pasaron un hermoso día. Fueron al circo, y disfrutaron de una jornada como una verdadera familia. Eric estaba dispuesto a volver a empezar de cero, para disfrutar al niño al máximo, por todos los años que se había perdido de sus risas, sus juegos, y sus abrazos.

Según el periódico La Vanguardia el suceso ocurrió al día siguiente. Conor se despertó muy feliz porque volvería a pasar un día con su padre. Ahora, tenían más tiempo para disfrutarse mutuamente. Su madre se estaba duchando y mientras, el niño jugaba con su niñera.

En el departamento donde estaban viviendo, estaban haciendo trabajos de refacción, por lo que Lory le había pedido a la niñera que no dejara ni un segundo solo al pequeño. Pero en un descuido, el pequeño Conor comenzó a correr a toda velocidad dentro de la casa, al jugar a las escondidas con su niñera y se metió en un cuarto donde el conserje limpiaba un gran ventanal. El ventanal estaba abierto de par en par; el conserje no llegó a frenar al niño cuando éste se acercó repentinamente corriendo al borde de la ventana: cayó al vacío y murió instantáneamente. El músico llegó al departamento a los poco minutos, pues pasaba a buscarlo para un nuevo día de paseos y juegos. Pero se encontró con la tragedia.

Clapton, se mantuvo sobrio a pesar de este suceso, prometió no volver a tomar en honor a su hijo y decidió escribirle una canción a su hijo: la emblemática Tears in Heaven.

Sin duda, una de las historias más tristes de la música es esta.

 

Recuerda visitar nuestro Menú Principal

Zuzurro Autor