Anotaciones sobre el Stand Up Comedy en Inglés y en Español

 

 

Nuestro buen amigo el comediante Pablo Pérez nos regala un análisis sobre varios aspectos que ha notado en el Stand Up Comedy dependiendo del idioma.

 

Escuchando especiales stand up comedy en la plataforma Spotify, en diferentes idiomas y leyendo libros acerca de creación humorística (cuya mayoría están en inglés y hablan de la construcción de humor dirigido a un público angloparlante) me tomo la libertad de hacer algunas reflexiones al respecto, las cuales pueden cambiar con la evidencia o la retroalimentación del lector.

Ahí les van siete observaciones, por las cuales no siento especial convicción:

 

1- Los comediantes angloparlantes se preocupan por tono de voz y la resonancia y puesta en escena de sus chistes, más que los comediantes latinos.

 

2- Las palabras en inglés son más cortas y resonantes, con lo cual los chistes son más sorpresivos. Los hispano parlantes vemos venir el doble sentido, especialmente en América.

 

3- Las palabras en inglés que resultan graciosas para un punchline llevan fonológicamente sonidos con “k” con “r” con “t” las palabras en español… también, pero hay menos con esa resonancia y es más difícil conseguirlas, porque el idioma es más sinuoso (más suave si no tiene un diccionario a mano).

Los hispanoparlantes podemos echar mano de cosas que suenen con inga ingo, o con la CH y “R” resonante. No me parece que la “Ñ” sea un arma tan poderosa como se supone que dijo Chespirito.

 

4- Los hispanoparlantes tenemos la costumbre de decir más palabras innecesarias que los angloparlantes en promedio (haciendo la salvedad de los españoles que tienden a ser más directos para llegar al punchline)

 

5- Los angloparlantes le echan más mano al tono dramático en el acting para crear una atmósfera de tensión que haga contrastar mejor la parte graciosa del chiste.

El tono de los hispanoparlantes por otro lado es en promedio más juguetón de principio a fin.

 

6- Los angloparlantes son más proclives a recibir y crear comedia desde la ira.

Los hispanoparlantes son más amistosos y menos confrontativos, más cálidos.

 

7- Los hispanoparlantes tienen una desafortunada tendencia a caer en los lugares comunes, y los clichés.

Los angloparlantes se muestran más originales con el tratamiento de temas.

 

Agradecimiento especial a nuestro colaborador Pablo Pérez

Visita su Facebook

Recuerda visitar nuestro Menú Principal

 

Anton Carson Autor